Contextualización del tema

L’Isle de Cuba

Raynal y Bonne Mapa de Cuba, 1780

Aunque la Ilustración es un término muy amplio que se refiere a un sistema de ideas que se desarrollaban a lo largo del siglo XVIII en Europa y el Nuevo Mundo, Ernesto de la Torre Villar ofrece una definición muy general de ellas. Dice  que la Ilustración es “una fase y un aspecto de la modernidad, esto es, del cambio de mentalidad que se opera en el mundo occidental a partir del siglo XVI… en donde la filosofía y la ciencia… [son las] máximas expresiones del espíritu y del intelecto humano” (37). En la producción cultural de un país, sea el arte, la literatura, o el periodismo, entre otras expresiones, se puede ver en las mismas obras la manifestación de las ideas ilustradas particulares de la ubicación, el periódo de tiempo, y otras variables de la obra específica. 

En Cuba a finales del siglo XVIII, se dieron cambios grandes en la sociedad. Según Raimundo Lazo en la Revista Iberoamericana, 

“hasta 1790, Cuba había sido una factoría… por espacio de [los] tres siglos [anteriores]... el cubano vive en su isla, pero de espaldas a ella; mira sólo al mar, que le ha de traer, en las naves del rey, del pirata o del comerciante extranjero clandestino, la riqueza o la ruina. Cuba vive entonces a expensas de su favorable posición geográfica; no de lo que es… sino del lugar del mundo moderno en que está situada; pero desde la última década del siglo XVIII, las cosas cambian para ella por completo (118).”

Bajo el gobierno colonial revigorizado por don Luis de las Casas, gobernador de la Habana, los criollos, habitantes de la isla, empezaron a pensar en cómo iban a tomar control de sus propios vidas, y mejorarlas por integrar las ideas ilustradas en su cotidianidad. La educación ilustrada aparece en los artículos tempranos del Papel Periódico de la Habana como un método para lograr aquellas metas de mejoramiento y autodeterminación, con métodos basados en “la filosofía” y “la ciencia” que menciona  De la Torre Villar. Por su parte, Lazo arguye que “en sus páginas lo predominante… es el ansia de mejoramiento material” (199). Yo propongo una lectura un poco expandida: en los tres artículos elegidos, se define la educación ilustrada en Cuba como una oportunidad para un mejoramiento a la vez material, moral e intelectual.

Contextualización del tema